martes, 9 de enero de 2007

Noctem


El aire encanta al fuego, lo enciende, él lo acaricia, la mezcla con el viento… su eterna orgía épica.

En contemplación del evento perpetuo me encuentro,

insinuante, reflexivo, en la mente un viaje a la profundidad de mi perdición.

Deliberadamente escape del encanto tras la destrucción de mi propio castillo de cartas,

las runas y sus palabras equivocadas, problemático o adecuado destino?

Consecuencias en el lejano horizonte,

contemplaciones nocturnas,

ensoñaciones desconocidas…

corazón perdido, escondido, retenido en silencio.

Convicciones… convenio, qué es mejor?

La razón primando, anclando mi existencia, las sogas de éste liberadas serán por vientos futuros, espero, éste no es…

¿Tienes miedo? Cobardía.

La perdición, el sonido de su voz, la palpitante vida en sus ojos…

colorantes adictivos, perpetuados en fotografía virtual,

trastornando esta noche, una noche más dedicada a él, me temo que no es la última.

Grito!! Me escuchas?, sí todos lo hacen… pero sabes que grito para ti? Tal vez, tal vez…

La marea sube y sube, no me quiero ahogar, continuo la travesía…

2 comentarios:

Sant Bufon dijo...

"los gritos del silencio?"

Apadeva Bastis dijo...

Qué acertada!, pero quizás escucha, quien sabe.