jueves, 25 de enero de 2007

Linda existencia



Etapa de odio al mundo, la existencia, la vida... acaso tiene algún sentido? cuál? nos matamos buscandolo, no lo encuentro, cuál es el objetivo de sentir amor, cariño por alguien y no ser retribuido, qué sentido tiene escribir aparte de aliviar el alma?
¿Qué somos?¿un accidente del universo? destrucción (con eso vivimos a diario), la mierda que quedo tras un evento, nada más, y buscamos alternativas que hagan más fácil todo, más fácil vivir, creamos dioses, filosofías, estupideces... alma dije? solo soy un maldito cerebro en un asqueroso cuerpo, nada más.
No consigo ver el sentido, es abrumante, desesperante, afixiante... me resigno?... "linda existencia".

He aquí un pasaje de un escrito en épocas de exceso de oscuridad, espero que los induzca a alguna reflexión, sé que todos han pasado por algún momento en que el gran peso del universo se les viene encima, en donde ves un punto oscuro que crece y crece... pero vean ahora las palabras que en aquellos momentos surgieron y podrán ver ahora con algo de luz, que no todo es tan terrible, ya ves como los rayos del sol se entreven por las ramas de los árboles ¿te ayudará esta visión para la próxima caida? ojala así sea.
Me conmueve ver en lo extrema que suelo ser a veces... irónico es después que intente ayudarlos a Uds.
Espero que sus comentarios sean reflexiones para si mismos y no consejos para mí.
Saludos nobles espectros.

A. Bastis

2 comentarios:

Sant Bufon dijo...

...Perdona el post desubicado, pero !!!!!!! es un día raro.
estoy reflexionando.
Comí azucar.
Se me escaparon los enanos al bosque.
me conoces!!
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
dijiste que era una reflexión personal, por lo tanto reflexionaré en silencio!!!
shhhhhh

Orion dijo...

Hay momentos en que toda luz abandona la existencia de estas nobles bestias, nosotros. Qué pasa cuándo quiere mandar todo a quemar en un lento y ardiente fuego? sólo es que la luz se ha apagado. Es verdad, asumamoslo, somos seres en permanente agonía, son nuestros propios demonios los que nos persiguen y nos hacen sangrar a latigazos. Y nos mantienen medio vivos por el día, medio muertos por las noches y así cada día es un círculo vicioso.
Somos culpables de la mitad de nuestras desgracias, no condenemos al resto, pues a cada estocada de la vida nosotros nos echamos a morir.
Aunque pretendamos que el universo es una ligera pluma, como dice la sabia apadeva tarde o temprano termina aplastándonos. Y los mentados demonios internos haran una bonita tarea de mortificación a la hora de la caída.
Es sensato tener que cargar con tanta mierda en las espaldas?

No es sano, para nadie. Ni para la mente, el cuerpo, ni el alma.
Exorcismo entonces, a botar todo para afuera, liberar la caldera.

Somos locomotoras, si no controlamos todo ese fuego adentro estallamos o terminamos descarriandonos.

Siempre hay luz, es verdad, pero si uno no la busca, nadie lo hará.

Sabias palabras de Bastis, también les invito a reflexionar. Pues oscuros pasajes hemos cruzado y aún no sabríamos decir si hemos aprendido a superarlos. Personalmente aún no encuentro una forma menos dolorosa de cargar con el hastío de esta vorágine de vida.

Pero siempre hay luz, pues si alguna vez ven oscuridad es sólo porque está nublado. No teman en gritar, patear, aullar, llorar, armar una tempestad o hacer el Rägnarok desatado. Sólo hay que expulsar y mañana ser feliz. Exorcisarse, o como un sabio espectro también dijo: secretar.

La verdad os hará libres, y si la verdad es que solo quereis gritar: haceros trizas la garganta!