martes, 10 de abril de 2007

Carta póstuma

"Pues tal vez esté pensando en vos cuando leáis esta carta. Mientras vos recorres estas letras, os dedique uno o dos suspiros. Mientras esperais que llegue el amor de su vida, tal vez recuerde su agradable compañía. Cuando tome su mano, es posible que esté evocando la suavidad de las suyas. Tal vez cuando él bese sus labios, los míos se deleiten por recordar la intensidad de los vuestros. Cuando en sus brazos esté el hombre de su vida, quizás yo recuerde que fui vuestro hombre de un instante. Fugaz y caprichoso, lento y raudo. El que sin haberlo propuesto, ni siquiera vislumbrado, vió en vos más que una amiga querida, un ser amado.

Pues vos tienes vuestra vida trazada, y yo mi camino marcado. Con sendas vendas sobre los ojos, imposible encontrarnos. Pero de improviso nos hemos tropezado.

El tiempo es eterno en esta caída, aún no podemos levantarnos. No importe el tiempo que tome incorporarse, ya veo el desenlace grabado. Sacudiéndose el polvo del pavimento, seguiréis por la vida vagando. Sumido en inmensa pena, me dejareis perplejo, abandonado y solitario. Vos de la mano del hombre de tu vida y yo con el recuerdo de un ocaso. De una mañana de primavera, de una tarde fundida en cálido abrazo. Recuerdos evanescentes, perdidos y sesgados.

Momentos efímeros de felicidad que la vida nos ha otorgado. Momentos incomparables ante los siglos que habéis arriesgado.

No sé que decir, no lo sé. Ni qué pensar ni que hacer. Me libero de toda culpa y lo dejo en vuestras manos.

Ganas no me faltan de raptaros por nuevos horizontes, alejarle de su esquema cotidiano. Pero someto todo a vuestra voluntad. No quiero que me culpe de nada, ni quiero ganarme vuestro honorable odio. No quiero que el día de mañana me diga que es mi responsabilidad el caos que se ha armado. Lo dejo a vuestra elección, los rumbos por recorrer. Pero sólo un favor os pido, si he de morir, ultímadme ahora. No alargueis la agonía de mi existencia, ni me castigues con vuestra ausencia. Vos bien sabeis qué camino habeis de recorrer, así como yo también lo sé. Tal vez demasiado pretencioso o arrogante soy en esta petición, pero sólo como favor de amigo os lo pido. No botareis incontables días de felicidad y nadie soy para que lo hagais. Pero contento me sentiré, si no me destierra en el olvido.

Pues en el día de hoy he elegido una senda: ser un espectro del silencio."

4 comentarios:

tsukasa dijo...

pagando viejos pecados maese?, parece que los caminos de vuestra dama y los suyos han separdo en algun punto del camino, creame que no es el ùnico que ha pasao por aquello, siento que hay mas entre los espectros. animo, si el dolor provoca en nosotros tal inspiracion ¡sigamos sufriendo!

pd: es algo maso la ùltima frase.

madame butterfly dijo...

sip

Armando:

tu y yo nos hemos caracterizado por amar el cebolleo, la lagrima abundante, la pasion desbordante, que se traduce en escritos llenos de emocion...

madame butterfly dijo...

conde de orion:

creo que es dificil para mi expresar mi sentir en este momento, porque este es un espacio publico... pero te agradezco tus palabras, y te agradezco el amor,te agradezco todo aquello que pasamos...

bueno...

creo quE se acerCA LA HORA DE CONVERSAR

HASTA PRONTO QUERIDO MIO

Jandroid dijo...

NOTA:

Bien a deshora, pero te juro que te iba a enviar esta carta, sin que se convirtiera pública.

La escribí sólo para que tú la leyeras...


...Pero cambié de opinion.

Breve confesión muchísimo después de que las aguas han calmado