lunes, 25 de junio de 2007

Canto V

Tus ojos brillan profundos,

como el joyero del nocturno cielo

Emanan cálida luz

que no conoce sombras

Sonríes, simple, espontánea

Cuántas palabras ahorraríamos,

si todos tuvieran tu sonrisa

que reconforta más que todo consuelo

Te desplazas con ligereza,

te adueñas del camino

y de todos los corazones en él

Imposible ignorarte

Así me pareciste cuando te vi

Así cuando por primera vez te vi

Así cuando no podía olvidarme de ti

Conocer a quien va con seguridad,

a quien siempre ve hacia delante,

jamás volver hacia atrás

Decisión gran virtud,

cosa a todos nos falla

Pero al ver tus ojos,

tu sonrisa y tu persona

la decisión es contagiosa

Decisión para escribirte versos,

decisión para decir te quiero,

para atravesar ríos y montañas,

mares y abismos enteros,

para afrontar penas y temores,

heridas, desilusiones sufrimientos,

todo para decir solamente: Te quiero


Ufff, este viejo espectro aún tiene guardadas algunas obras en el deteriorado baúl de batallas. Rompo levemente una promesa que contraje conmigo: No revelar las cantos que fueron el homenaje a la musa: Stelle, la mia luce nell'oscurità.

Pero este tiene un toque en especial respecto al resto: guarda gran similitud con la obra de Hamlet "Día en que pasaste con una chaqueta blanca..."

Ángeles hay muchos volando por esta tierra, es cosa de descubrirlos. Hablaremos de musa, pues realmente es el nombre que la inspiración de los bardos les ha dado.

Un canto único que les haga justicia, de puño, sangre y letra de estos humildes servidores. Un manifiesto dónde en claro quede que no habrá cuartel ni tregua mientras nuestras cansadas y desgastadas plumas aún guarden una gota de tinta....

...hasta morir en el ocaso de los versos.

2 comentarios:

Hamlet di Beliatio dijo...

Bueno mio amico... siempre os dije que debíais concluir con las letras que llevabais guardadas bajao tu escudo de plata.
¡El último esfuerzo!

El tema del poema que publiqué ayer es, en estricto rigor, algo que pasó verdaderamente en un extraño día nuboso, en ese canpo de lid que llamamos...
... Bueno, mucha información no corresponde a mi forma de actuar... jejeje.

Ayer recordaba ese día con un dejo de alegría, ya que en aquellos instantes parecía tan difícil acercarme a ella... Tan difícil.
Comparado a eso... Me gusta mi hoy, me encanta que la distancia se acortara un buen trecho... ¡Gracias a vuestra ayuda, en parte!

Poeta Maldito dijo...

Bello, sentimientos moldeados en palabras. Le envidio cuando escribe de este modo, aquello que le inspira es dificil de encontrar en estado puro.