martes, 13 de febrero de 2007

Lluvia verde


Los árboles

nacen de una semilla
crecen como pequeños vástagos
se vuelven fuertes, altas e imponentes
Nubes, hijas de mares y ríos, lagos y charcos
son blancas como campos de algodón
se tornan negras como espectros
¿Qué tienen en común?
El caer
lluvia
hojas
gotas
verde
agua
tierra
cielo
La vida
Verdes venas
Qué bello es ver llover hojas rezagadas del invierno
Hojas doradas suaves caen sobre nuestras cabezas
Hijas del aromo danzan graciosas ante el viento
Hojas verdes raudas giran hasta nuestros pies
Ya no importan las palabras, sueños ni recuerdos
Hoy llueven hojas arrancadas por el viento
Nada significan los pesares, las alegrías ni los sentimientos
Sólo disfrutemos la lluvia de hojas verdes y doradas
Hojas doradas y verdes arrancadas por el viento.



Dos años tomó que este escrito pudiera ser terminado y ver la luz. Las promesas se cumplen, aunque tarden siglos. No bastó un trío, no fue suficiente una decena. Pero mis palabras bajo el aromo no han de tomarse a la ligera. "Lo llamaré lluvia verde" ...

...Y hoy he cumplido

4 comentarios:

Apadeva Bastis dijo...

Analogía arborea, me suena conocida jeje...

Me gustó la forma que le diste al escrito, muy didáctico! Por otro lado de más está decir que me gustó, dado que esa temática la he tomado yo en otras ocasiones, Saludos mi noble amigo!

Hamlet di Beliatio dijo...

Jejeje... bueno, señor, se me ha adelantado...
Tengo un poema que está en imagen. Tiene la forma de una lápida... con una cruz invertida... es del poema Epitafio de mi Omega-Alfa.
Aunque se muy bien que vuestra obra se estaba gestando desde hacía muchooooo tienpo, según vuestra propia referencia, hace algunos meses atrás...
Congratulaciones señor!!!

Aragorn Corazón de León dijo...

Siempre es bueno sentarse a la orilla del camino y disfrutar el regalo que cada dia se nos regala a todos nosotros, ver que a pesar de todos los esfuerzos todo se puede cumplir, a pesar de los dioses podemos siempre ser felices si el amor esta en nosotros.

Aragorn Corazón de León dijo...

Excelente poema señor, valio la pena esos dos años pues es hermoso ver nuestros frutos de nuestros sentimientos son por fin terminados y dados a conocer. Seguid asi que recuerde la batalla a un no termina