domingo, 31 de agosto de 2008

Carta Trescientos Tres



Imagén:

Capítulo La Roman de la Rose

England: c.1440

Página Iluminada (folio 57v)



En penumbras te escribo

Pues lumbre ajena fuiste

Siempre que caminé junto a ti,

Andando sobre esa arena

Que bañaba mis pies húmedos,

Cruzando las rocas frías,

Tragando el aire seco.


En la hora de mis horas

Transcribo la presente

A tientas de mi corazón,

Intentando no romper

Estos renglones fugases,

Sin que se percaten más

De cuan entintados se encuentran.


Mis ojos no parpadean

Por no inundar el sitio

En que yaceré tras la misma,

La culminación del pecado,

Si pecado se llama hoy

A la confianza excesiva,

El creer en ese mañana.


Tanto despido es falaz:

De quien me alejo trastoca

El racionamiento de esta

Simple elucubración…

Todo por el contrario…

Tras el batido de acá

Se halla la máxima tristeza.


No queda tiempo ahora

De preocuparme por la tristeza,

Más, llegando sola,

Devora tamaña oscuridad

Del cuarto sin esquinas,

Dejando en silencio todo…

(y ya no me está importando)


2 comentarios:

Enredada dijo...

a mi si me importa el como estás y como te sentís, y si este poema refleja eso de vos y no es pura ficción, me preocupa más.
En mi tenés un abrazo y una compañía, espero que te sirvan...
realmente lo espero.
Besos

madame butterfly dijo...

cariño mio:
siempre tendran tu y los espectros una palabra cariñosa de mi parte...
les tengo en un lugar especial de mi corazón y ser completo...

cuidate mucho...

pronto leeré con calma tu texto...
ahora debo marchar...

1 abrazo
Madama Butterfly