martes, 3 de junio de 2008

Imprimo invierno en tu piel veraniega.

He tocado tus muslos y me arrepiento.
Una quemadura en tus dedos delata
tu vicio ¡tu boca apesta a nicotina!.
Te ves elegante, no lo niego, vuelvo
a tocar tus piernas y escupes
el humo sobre mi cabello húmedo
¡ese olor no saldrá en días!
maldigo el aroma a tabaco que
me lleva a intoxicarme, a desear
tu piel con locura,
a devorar tu...
Bueno, lo sabes bien.

2 comentarios:

Jandroid dijo...

Es curioso cómo comentábamos vuestra ausencia hace pocos días.

Creo que la psicobarra funciona de las mil maravillas...

Saludos desde mi alter, Armando Octavio de Guzmán está de vacaciones, así que asumiré su personalidad jurídica hasta que vuelva (más bien se recupere de sus trancas creativas)

Saludos!

Celia dijo...

Muy bueno :)